¿Cómo prevenir la cicatrización queloide después de una abdominoplastia?

Cómo-prevenir-la-cicatrización-queloide-después-de-una-abdominoplastia

Contenidos

La correcta cicatriz  después de la abdominoplastia suele ser delgada, plana, y más clara que la piel de alrededor (pelvis y abdomen bajo). Sin embargo, no en todas las pacientes se da este tipo de cicatrización, por el contrario, pueden generarse cicatrices queloides o hipertróficas  que afectan considerablemente el aspecto final de la cirugía y llegan a ser incómodas para muchas mujeres.

Este tipo de cicatrización obedece mayormente a factores genéticos que puede conocer o no la paciente, los cuales se pueden tratar para evitar, disminuir o mejorar este tipo de cicatrización.

Motivo por el cual, hoy en Clínica Divinna hablaremos sobre todos los aspectos que debes conocer sobre la cicatrización queloide:

  • ¿Qué es la cicatrización queloide?
  • ¿Por qué se puede generar cicatrización queloide?
  • ¿Cómo prevenir la cicatrización queloide?
  • ¿Cómo se puede eliminar una cicatriz queloide?
  • ¿Si tengo una cicatriz queloide me puedo realizar una abdominoplastia?

¿Qué es la cicatrización queloide?

La cicatrización queloide es una forma irregular y poco estética en la que cicatrizan los tejidos, en la mayoría de casos se genera por la distribución irregular de colágeno en la incisión.

Esta cicatriz es irregular y sobrepasa los límites iniciales de la incisión, por lo que se extiende más allá de la herida inicial, tiene forma abultada, sobresaliente y su color puede ser rojizo o violeta con el paso del tiempo.

La cicatriz queloide, se puede desarrollar meses después de haber pasado por una cirugía o accidente, generalmente estas cicatrices crecen y pueden tener una proliferación pseudo-tumoral, por lo que pueden parecer pequeños tumores irregulares. Con frecuencia suele picar y molestar, por lo que la paciente no debe rascarse para evitar que esta crezca.

Hay algunas zonas del cuerpo que son más propensas a cicatrizar de forma hipertrófica y queloide, sin importar el motivo de la herida (cirugía, accidente, golpe, etc.). Las zonas más frecuentes son:

  • Lóbulos de las orejas.
  • Hombros.
  • Esternón.
  • Cuello.
  • Espalda.

Este tipo de cicatrización también se puede producir por el estiramiento o tensión excesiva de la piel y el poco cuidado de la misma.

¿Por-qué-se-puede-generar-cicatrización-queloide

¿Por qué se puede generar cicatrización queloide?

Hay varias razones por la cual una paciente puede cicatrizar de forma hipertrófica o en queloide, en su gran mayoría por un inadecuado proceso de recuperación y atención de la incisión en el postoperatorio, o por las características físicas y genéticas de cada persona, ya que cada persona tiene una forma particular de cicatrizar.

Algunos casos en que las personas cicatrizan con queloide son:

  1.   Después de una infección: Cuando se presenta una infección e inflamación en la zona de la incisión, es muy probable que la forma de cicatrizar no sea la más estética. Si la herida de tu abdominoplastia está irritada o infectada, es necesario que acudas directamente con tu cirujano para tratar este proceso antes de que la etapa cicatrizal avance. Recordemos que las infecciones se pueden generar por varios factores:
  • Mala asepsia de la herida.
  • Roce o alergia a telas y prendas irritantes.
  • Mala alimentación.
  • Poca hidratación.
  • Apertura de la incisión.
  1. Personas de raza negra o morena: Según los principales centros dermatológicos europeos; los pacientes de raza negra, asiática o hispanos son más propensas a cicatrizar en forma queloide, razón por la cual se deben tener mayores cuidados.
  2.   Jóvenes y niños: La edad es un factor determinante para los procesos de cicatrización, es más frecuente desarrollar queloide en personas menores de los 30 años y en niños después de procesos de vacunación, por ejemplo.
  3. Poco o nulo cuidado de la piel: La cicatrización queloide se puede formar después de que hayan transcurrido varios meses después de la cirugía, no es un proceso inmediato, motivo por el cual es indispensable que las pacientes acudan a sus terapias de masajes, oxigenoterapia en cámara hiperbárica y por supuesto, realicen un tratamiento tópico en los que se incluyan hidratantes, reparadores y bloqueadores solares.

Hay pacientes que no cuidan adecuadamente su herida y aun así cicatrizan muy bien, con un buen tono, sin relieve y es casi imperceptible, y otros casos en donde las pacientes siguen al pie de la letra las recomendaciones médicas y tratamientos postoperatorios, pero aun así cicatrizan con queloide, lo que hace importante considerar el factor genético durante la cicatrización.

¿Cómo prevenir la cicatrización queloide?

Para evitar este tipo de cicatrización, se pueden tener cuidados sencillos que contribuyen a evitar la formación de queloide o a disminuirlo (en caso de que la paciente sea genéticamente propensa). Algunas de las recomendaciones son:

  • Tener una correcta y adecuada higiene en la incisión.
  • No tensionar la herida ni la piel con ejercicios antes del tiempo recomendado para evitar la tensión y oclusión.
  • Asistir a las sesiones de masajes y cámara hiperbárica para mejorar la circulación, evitar la inflamación y oxigenar los tejidos.
  • Hidratar constantemente la piel.
  • Evitar la exposición de las cicatrices a rayos UV y cámaras de bronceo.

¿Cómo se puede eliminar una cicatriz queloide?

Existen actualmente diversas formas en las que las cicatrices queloide se pueden tratar, principalmente para disminuir su volumen y tamaño (teniendo en cuenta que una cicatriz nunca se elimina por completo) estos tratamientos aplanan la cicatriz, evitan que crezcan más y mejoran en un gran porcentaje el tono o color y el volumen de la misma.

  • Infiltración directa en la cicatriz con corticoides.
  • Presoterapia con parches de silicona.
  • Láser ablativo.
  • Láser Co2 fraccionado.
  • Reconstrucción de la herida quirúrgicamente.

¿Si tengo una cicatriz queloide me puedo realizar una abdominoplastia?

En la mayoría de los casos sí, sin embargo, debemos tener en cuenta la importancia de identificar una cicatrización queloide de una cicatrización hipertrófica, ya que, si bien se parecen por su prominencia y color, estas no son lo mismo y pueden tener un manejo diferente.

Planteando el caso: Una paciente que haya tenido una cirugía de cesárea años atrás y su cicatriz esté abultada, con color rojo o morado pero que no haya salido de los límites de la herida inicial ni tenga un volumen demasiado prominente o en forma de tumor, podría tratarse de una cicatrización hipertrófica las cuales puede mejorar con el tiempo y no presentan mayor problema.

Sin embargo, en casos donde las pacientes tienen cicatrices previas en la zona abdominal en forma de queloide mayor (grande, abultada, sobresaliente y dolorosa) se tiene una gran probabilidad de que al realizarse la cirugía de abdominoplastia se pueda presentar nuevamente queloide, ya que puede deberse a condiciones genéticas.

Para minimizar esos riesgos nuestras pacientes deben: tener una alimentación saludable, realizar los masajes postoperatorios, evitar las infecciones y tensión excesiva de la piel, así como contar con una buena hidratación de la piel y por supuesto, tener excelente sutura de la herida.

De la forma en que el cirujano especialista realice la incisión y finalice las suturas, también puede derivar el éxito de la cicatrización.

Razón por la que en Clínica Divinna contamos con un excelente equipo de cirujanos especializados que pueden valorar tu caso y tu forma de cicatrización para que tengas mayor confianza en el proceso.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Otros artículos:

Adquiere más información sobre abdominoplastia aquí.

Escrito por:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + 7 =